Te quiere, pero sólo como amigo/a. Eres una persona maja, guay súper cuqui. Pero nada más. Olvídate de los besos, las velas y la luz de luna. No va a pasar.

Sabemos que tu plan era infalible y que tenías hasta la orquesta contratada para el banquete de boda… ¿Qué ha sucedido?

Lo peor que puedes hacer es engañarte. Las señales estaban ahí, las vemos todos, pero nos parece mucho mejor ignorarlas. ¿Acaso que te contase todos sus problemas te convertía en su media naranja? No. Eso te convierte en su psiquiatra. Y sin acento argentino ni nada.

Y qué decir de los besos de abuela. Para ti sólo eran besos pero… por favor, esos besos sonoros en mofletes y frente eran un claro indicativo de que lo más cerca que ibas a estar del matrimonio era desde el banco de invitados.

Quien no arriesga no gana, pero una vez perdida la batalla… una retirada a tiempo puede ser mucho más victoriosa. Por eso, te recomendamos los pasos que debes seguir ahora que sabes que seréis amigos para siempre (si tú quieres, claro).

No insistas: De hecho, como sigas así no es que entres en la friendzone… sino que te encargará a ti el cuidado de sus retoños cuando los tenga y se vaya con su pareja de cena. Cuanto más persigas a tu amor platónico, más amigo/a del alma vas a ser. ¡Error!

Pon distancia: El sadomasoquismo sólo es aceptable si las dos personas son aficionadas, pero esto de que estés sufriendo por amor al arte… no. Eres una persona soltera, ¡aprovecha!

Ojo por ojo: En lugar de adular a la otra persona todo el tiempo, decirle lo ideal que te parece y andar babeando con más sed que hambre, utiliza sus mismos trucos. “Eres súper maja” o “eres como mi hermano”. ¡Quizás las tornas cambien!

Y, sobre todo, no olvides que hay muchos peces en el mar y que el mundo romántico no acaba aquí. ¿Para qué está Shakn si no? 😉