Sus hobbies, sus amigos, la música que escucha… Todo eso dice mucho de una persona. Pero también es muy revelador el tipo de plan que más suele llevar a cabo durante sus vacaciones y con quién elige pasar su tiempo libre.

Interrail con sus amigos

Claramente, es una persona aventurera que busca diversión a toda costa. Los viajes de este tipo suelen ser de varias semanas en las que compartes muchos momentos divertidos pero también alguna que otra discusión porque, a pesar de ser sus amig@s, no deja de ser convivencia las 24 horas de día yendo de aquí para allá y no necesariamente durmiendo en lugares igual de confortables que su cama. Se apunta a cualquier plan que surja y no se pierde una a la que vayan sus amigos. Suele recordar todas esas anécdotas de este tipo de viajes y las comparte entre risas casi con cualquiera.

A la playa con su familia

Es alguien para quien su familia es una prioridad y le dedica gran parte de su tiempo libre. Depende del momento, cree que no cabe plan mejor que leer un buen libro en alguna hamaca mientras toma el sol acompañado de su familia. Le encanta reírse en las reuniones familiares en las que todos se ponen al día con sus respectivas vidas y se olvida del mundo cuando está con los suyos.

Visitar ciudades turísticas

Nada le gusta más que patear las ciudades hasta su último rincón y no quiere dejarse nada por ver. Es como una esponja a la que le gusta absorber la historia de cada ciudad que visita y es alguien muy cosmopolita que además disfruta de la gastronomía saliendo a cenar y a comer por los restaurantes de referencia en el área.

Viaje a otro país con una cultura diferente por su propia cuenta

Busca nuevas experiencias de esas que consigan sacarle de su zona de confort. Va con su mochila y un kit de supervivencia mínimo con su pasaporte, algo de dinero y poco más. Y no le preocupa lo más mínimo no llevar el viaje planeado o no saber cómo se desplazará de un sitio a otro. Simplemente busca conocer lugares totalmente opuestos a su hogar y nutrirse de otros modos de vida y otras culturas para ampliar nuevos horizontes. Está en una etapa de vida de reflexión y de cambios y no es raro que vaya con billete de ida pero no con el de vuelta.

Voluntariado

A diferencia del anterior, va con la experiencia organizada y sabiendo dónde dormirá por las noches o quién le proveerá del sustento diario. Sin embargo, también busca intercambiar experiencias con gente que necesita ayuda humanitaria y aportar su granito de arena. Es una persona considerada hacia los demás que piensa que es necesario hacer esto por lo menos una vez en la vida para llegar a vivir más pleno y feliz con uno mismo.

¿Tú de cuál eres más? ¿Con qué tipo de plan y persona encajarías más en este momento?