Se ha acabado el pasar San Valentín sin compañía. Este año Shakn se ha propuesto que todo el mundo pueda tener su cita ideal esta noche, y sobre todo, que la cita se alargue en el tiempo ya que, según los datos de registros, en los días posteriores al día de los enamorados, se produce un pico en las rupturas.

Debes tener en cuenta que no es suficiente con abrirse un perfil, sino que hay que tener mucho cuidado con lo que vas a transmitir a través de él. Por ello, hemos analizado los perfiles que más éxito tienen en Shakn y hemos creado una pequeña lista de consejos para que puedas sacar el máximo partido a la aplicación y buscar pareja.

Muestra una actitud abierta. No sirve de nada tener un perfil cuando no se tiene la voluntad de interactuar con la gente. Las ganas de conocer deben estar siempre presentes, y mantener una actitud altiva o ir con la mentalidad cerrada únicamente puede conducir al fracaso.

Cuida los datos y la información de tu perfil. Hay que tener en cuenta que el perfil es nuestra carta de presentación, como si invitásemos a alguien a nuestra casa. Por ello, debes dar una información adecuada, mostrar cómo eres. Evita nombres que no aportan nada, y si lo hacen no son cosas buenas… Un “chico malo 87” o “devil 666” no van a atraer muchos mensajes, ya que de primeras, sus perfiles no dan sensación de seriedad o estabilidad. Lo mismo pasa con aquellos que juegan con el número “69”. Es preferible usar el nombre real, o una palabra neutra. Otra opción puede ser utilizar el nombre de un personaje de un libro que sea especial, o una palabra inglesa asociada a alguna afición. Hay que procurar dar siempre la mayor información posible.

Procura sonreír en tu foto de perfil. Si quieres hacerte el interesante en la foto, seguramente des la sensación de ser inaccesible y provoques que la gente no quiera entablar una conversación contigo. Una foto en la que salgas sonriente, mirando a la cámara y enseñando los dientes, va a ser más efectiva que cualquier otra. Evita también fotos en el ascensor, selfies o fotos en el baño, no suelen dar muy buena impresión.

Cuida el primer mensaje. Tras la foto y la información que compartes en tu perfil, es el arma de información más valiosa e importante que se puede utilizar. Un mal primer mensaje provocará inevitablemente que la conversación muera. Es el momento de demostrar que aquello que contamos en el perfil es real, por lo que debe tener un tono acorde a la información que mostramos, y sobre todo, debe mostrar interés por la persona que lo va a recibir, que perciba que se ha visitado su perfil y que se ha tenido en cuenta lo que cuenta en él.

Mantén una conversación fluida. Ya hemos pasado la barrera del primer mensaje, hemos recibido una respuesta que nos anima a continuar escribiendo. En este punto, es importante tener en cuenta que debemos buscar una conversación natural, no se trata de hacer un interrogatorio, o que nos tengan que sacar las respuestas con sacacorchos. Es preferible optar por frases y preguntas abiertas, que animen a la participación, al debate y que ayuden a que la conversación sea sencilla.

Hay que tomarse el proceso con calma, “Roma no se construyó en una hora” y el amor hay que concinarlo a fuego lento. Las cosas buenas llevan su tiempo, y el amor es algo que hay que cocinar “a fuego lento”. Mostrar una buena actitud, sin prisas y sin presiones, va a facilitar el proceso, e incluso lo va a hacer divertido. En el mundo real tampoco suele funcionar a la primera, por lo que no se puede descartar algo porque no salga bien al primer intento.

Es importante diseñar un radio de acción no demasiado grande. Hay que tener en cuenta que es más complicado hacer que funcione una relación a larga distancia que si la persona con la que hablamos está más cerca. De este modo, será más sencillo organizar una cita y poder avanzar en la relación.

Ante todo, el mejor truco es ser uno mismo. Por ello, es importante que todos estos consejos se adapten a tu personalidad, ya que tampoco es conveniente que el perfil resulte un compendio de trucos inconexos y que no tienen nada que ver con la personalidad propia. Y no agobiarse, las presiones no son buenas, hay que disfrutar y pasarlo bien.