A veces creemos que las relaciones a distancia no son una buena opción porque parecen tener más cosas negativas que positivas. Cosas tan sencillas y rutinarias como poder pasar las noches juntos o ir a buscarle al trabajo no son factibles debido a la distancia.

Sin embargo, las relaciones a distancia tienen aspectos extraordinarios y maravillosos que hacen que las cosas positivas sean más que las negativas. Te las contamos:

Hay más ganas de volver a verse

La distancia hace que no puedan verse tan a menudo como quisieran y, por tanto, que aumenten las ganas de volver a pasar tiempo juntos. La alegría de los reencuentros siempre está presente. Además, el espacio y el tiempo que pasan separados mantienen encendida la llama de la pasión y hace que el deseo sea más intenso.

Disfrutan de una mayor intimidad

Las parejas que mantienen relaciones a distancia tienen más intimidad ya que sus conversaciones son mucho más constantes y profundas, hablan de más temas y se esfuerzan más que las parejas geográficamente cercanas en demostrar su cariño y afecto.

Aprovechan mejor el tiempo juntos 

Cuando quedan para verse suele ser para varios días seguidos e intentan pasar el mayor tiempo posible juntos. Durante el tiempo que se dedican el uno al otro hacen planes nuevos y diferentes y aprovechan más estos momentos.

También viajan más

El hecho de vivir lejos el uno del otro implica quedar muchas veces en lugares que representan puntos medios respecto a sus ciudades. Esto hace que puedan compartir mucho tiempo juntos viajando y  conociendo lugares nuevos y gastronomías diferentes, y se conozcan más el uno al otro.

Tienen más detalles

Además, se esfuerzan por cuidar los detalles para salvar la distancia y demostrar que están presentes en su día a día. Aparecer por sorpresa en su ciudad, enviar ramos de flores, preparar algo sorpresa para la siguiente quedada…

Dentro de ser una pareja, tienen mucha independencia

La distancia obliga a que cada uno pueda mantener intacto el día a día de su vida social y familiar. Evita entrar en una vida rutinaria en la que la mayoría de los planes, si no todos, son con nuestra pareja.

Un compromiso mayor

Todos los anteriores aspectos son importantes, pero este es el más significativo sin duda. Siempre hay planes a futuro, “¿cuándo nos vemos la próxima vez?”, “¿cuándo te llamo?”. Ambos están muy pendientes el uno del otro y ponen mucho esfuerzo e ilusión por que la relación funcione y superar los problemas que puedan surgir a causa de la distancia.

Y tú, ¿alguna vez has tenido una relación a distancia?